martes, abril 03, 2007

AD AUGUSTA PER ANGUSTA


De nuevo con vosotros para narraros cómo nos fue en una excursión que realizamos el día 31 de Marzo del 2007. En esta ocasión se presentaron 22 personas procedentes de Motril. El asunto es que ya en varias ocasiones he contado en este blog mis vivencias y experiencias en el Parque Natural de Sierras Tejeda, Almijara y Alhama y en especial de Sierra de la Almijara, tan desconocida para el gran público. Mis anteriores comentarios sobre La Cadena, cresta montañosa, cuya altitud máxima es de 1.645 msnm, han animado a una serie de personas encabezadas por Antonio García Maldonado, a atreverse a intentarlo. Apenas la mitad lograron alcanzar la cima, pero la inmensa mayoría alcanzaron la cota de los 1.600 msnm, enhorabuena, a ellos va dedicada esta entrada.

Plantearse una ascensión de este tipo es necesariamente un acto de voluntad y capacidad de sufrimiento más que de entrenamiento físico (aunque también es importante), o estás preparado mentalmente o no llegas. Fueron 22 kilómetros de recorrido para los que llegaron al vértice geodésico y unos pocos menos (20), para los que decidieron comer bajo un Pino Resinero (Pinus Pinaster) con vistas a la costa de la Axarquía. Pero vayamos por partes...




Comenzó la mañana temprano para nuestros visitantes, partieron de Motril sobre las 07:30 h y llegaron a Ventas de Huelma a las 08:15 h. Nos reunimos en el Hostal Luciano, para desayunar o simplemente tomar un café, según gusto de cada cual. A las 09:00h salimos en dirección a Agrón y el Embalse de los Bermejales. A medio camino de la bajada hacia el embalse tomamos el desvío que sale a izquierda, dirigiéndonos a Fornes, atravesamos el pueblo en dirección a Arenas del Rey y a unos 3 kilómetros tomamos el desvío hacia La Resinera. Este carril de tierra es una vía pecuaria, casi en deshuso, que se inicia en Santa Fe y termina en la costa malagueña. En el primer kilómetro de pista hay que tener cuidado ya que es el peor conservado de todo el recorrido que hicimos en coche. A partir de aquí se pasa un punte que cruza sobre el río Cacín y entramos plenamente en Parque Natural; poco más allá está el complejo de La Resinera, ubicada en la confluencia de los río Cacín y Cebollón. Seguramente para este fin de Primavera o comienzo de Otoño, abrirá sus puertas el nuevo centro de información y recepción de visitantes. Me imagino que de esta forma intenten trasmitir mejor la inmensa potencialidad de este espacio natural protegido, desde el punto de vista botánico, faunístico, paisajístico y como no, de las actividades de tiempo libre, que tanto vienen demandándose, por parte de una sociedad, cada vez más comprometida con el Medioambiente. Sinceramente les deseo mucha suerte a los responsables de la conservación de este, hasta ahora, poco visitado Parque. Una buena descripción de panorámicas y mapas pueden encontrarse en anteriores entradas:
http://aculablog.blogspot.com/2006/12/la-cadena-dedicado-montse.html
http://aculablog.blogspot.com/2007/01/la-cadena-ii.html


Una vez pasada La Resinera es necesario seguir
hasta la unión del con el Arroyo de la Venta con el Río Cacín, dónde hay que dejar los vehículos, ya que si bien la pista continúa, sólo pueden pasar los vehículos autorizados. De esta forma comenzamos un leve ascenso hacia Cuesta Parda, de unos 2,5 Km, en los que seguiremos el curso del Arroyo de la Venta, que quedará a nuestra derecha y la Loma de Ubares a la Izquierda. Durante este tramo pudimos observar dos surgencias, o manantiales de agua, en las paredes de la Loma de Ubares. En la segunda comprendimos la importancia de las fallas y fracturas de las rocas y cómo influyen notablemente en la conducción del agua que da lugar a estas fuentes. Poco después conocimos una de las plantas endémicas de la flora Tejedo-Almijariense, la Linaria amoi. Preciosa planta de tallos y hojas finas y bellas flores de color rojovioláceo y manchas amarillas. Estas plantas son endémicas debido principalmente a la estructura y composición química del suelo. Se desarrollan en suelos muy poco desarrollados, en la mayoría de las ocasiones arenosos o gravosos y con un alto contenido en uno de los principales elementos químicos presentes en las rocas del parque, el Magnesio. Este ión es letal para la mayoría de las plantas y sólo especies muy adaptadas o polivalentes son capaces de vivir en un entorno tan agresivo. En las pequeñas riveras del Arroyo de la Venta destacan Mimbreras o sauces de varias especies (Salix Sp.), Olmos (Ulmus minor), Álamos (Populus nigra y albus) y en algunos barrancos con suelos frescos y profundos podemos encontrar algún bosquete del Arce de Granada (Acer opalus subsp. granatensis). Estas son plantas que requieren un buen grado de humedad y una cierta estabilidad en el aporte hídrico a lo largo del año. El Arce de Granada es una especie protegida y reconocida como vulnerable.



Una vez llegados a Cuesta Parda es posible ver una de las pocas casetas que aún quedan como vestigio de la mayor fuente de riqueza de la Sierra de la Almijara, la actividad resinera. Como veremos más adelante es posible encontrar la huella de esta actividad en las cortezas de los Pinos resineros más antiguos del parque. Después de hacer un nostálgico alto, continuamos hasta el comienzo de Cuesta Parda que nos conducirá tras 5 Km de ascensión al Puerto de Frigiliana. A partir de aquí perdemos la posibiidad de tomar agua del Arroyo de la Venta y no tendremos más oportunidades de hacerlo durante el resto del recorrido. Ahora comenzaremos a adentranos, poco a poco, en el denominado piso supramediterráneo, con lo cual habrá plantas que aguanten mejor las heladas y que recibirán una mayor aportación de agua. La aparición de las primeras Sabinas moras (Juniperus phoniacea), Madreselvas (Lionicera Sp.), Piornos azules o cojín de monja (eriades antilis) y la disminución progresiva de Aulagas (Genista Sp.) nos informan de que la vegetación está cambiando. El hecho más sintomático es que conforme vayamos ascendiendo comprobaremos que la presencia de Sabinas va en aumento. Estas tienen porte arbóreo y en ocasiones pueden llegar a 5 y en casos excepcionales 7 metros de altura. También es posible observar un aumento progresivo en la cantidad y tamaño de del Enebro de Miera (Juniperus oxicedrus), otro arbusto típico de los bosques mediterráneos. Es interesante observar la dispersión de los Pinos resineros en competencia directa con sabinas y enebros, por la poca superficie disponible de estos suelos esqueléticos, consecuencia de la predominancia de de roca viva. También es de destacar la buena conservación de esta zona de la Sierra de la Almijara, que puede comprobarse por la excelente conservación de las numerosas Sabinas presentes, ya que esta especie es de muy difícil regeneración tras los incendios forestales. Para los amantes de la fotografía es de agradecer las inumerables posibilidades que presentan los Pinos resineros en esta subida, solos o en grupo, son de una belleza inigualable.


Y llegamos al Puerto de Frigilia, una de las vistas más espectaculares de la Sierra de la Almijara y desde la que es posible, de entre otras muchas visuales observar Africa si el día acompaña. Aquí nos encotramos ya a 1.240 msnm. En este punto nos terminamos de reagrupar y tomamos el primer tentempié de la mañana. Es importante hacerlo, ya que nos espera una prolongada subida con una pendiente sostenida, que si bien no es exigente por la pendiente misma, sí lo es por su longitud.




Por ello optamos por parar en uno de los miradores que existen en este tramo del camino y en dónde comenzamos a comprobar lo agreste de esta olvidada sierra. En este punto recorrimos una pequeña y puntiaguda cresta dolomítica. Las crestas son sin lugar a dudas el elemento geomorfológico más característico y distintivo de esta sierra, junto con la cercana Sierra de Cázulas. Este es el dominio de la Cabra Montés y grandes Rapaces. A patir de este punto el grupo se disgregó y cada cual a su marcha fue ascendiendo hasta el Collado de los Machos a 1.480 msnm. Aquí algunos hicimos un pequeño descanso y tomamos algo de alimento y agua, ya nos quedaba lo más sencillo de la pista, con pendientes muy suaves hasta la base de la cresta de La Cadena. Desde este collado es posible observar lo que no hace muchos miles de años fuera un circo glaciar, por lo que es fácil imaginar que la Cadena no es si no un relieve residual de la actividad glaciar en tiempos no muy lejanos.



En este collado se produce un cambio de vegetación importante, ya que pasamos del piso supramediterráneo al oromediterráneo. A partir de este punto los pinos empiezan a desaparecer y las pocas sabinas presentes tienden a tener un porte rastrero, signo inequívoco de la exposición a frecuentes y fuertes vientos. Otro síntoma de que algo está cambiando es la aparición de pastizales de lastón y de los Piornales dominados preferentemente por el Piorno azul (Anthyllis erinacea) y el de crucecitas (Vella spinosa), en los huecos se instalan arbustos de Salvia; también observable una banda de Ononis aragonensis, como límite inferior de estos piornales, inferior a esta banda se encuentra una orla espinosa, previa al paso del bosque de pinos y sabinas. Andando desde el collado unos 1,5 Km, se entra ya en la Provincia de Málaga y la vía pecuaria cambia de inclinación hacia abajo, dirigiéndose hacia Frigiliana y Nerja.En esta zona queda un solitario Pino bajo el cuál comieron la mayor parte de los senderistas. El Navachica 1839 msnm a la izquierda, el Lucero hacia la derecha, la cresta de la Cadena hacia la espalda y la Axarquía y el Mediterráneo hacia el frente. Lástima del día que nos hizo, si no hubieramos visto también África...


Estábame preparando para comer con el grupo, cuando alguien, me imagino que Fernando, llamó a su amigo Víctor y le dijo que un poco más arriba estaba la cresta y que las vistas eran impresionantes. Así que como parte del "personal" se puso en marcha pues acabamos de terminar la subida a La Cadena. Para este último tramo la mejor opción es tomar alguna de las innumerables veredillas que conducen a la cresta y caminando sobre esta, llegar al vértice geodésico, marcado por un monolito de hormigón, a cuyos pies puede verse la placa del Instituto Geográfico Español. Los vérices geodésicos son puntos topográficos, desde los cuales, es posible observar una gran extensión de terreno. Son también referencias a la hora de triangular, medir distancias y altitud. A partir de ellos se elaboran esas líneas caprichosas de tono sepia que podemos observar en cualquier mapa o plano topográfico y que son conocidas como curvas de nivel, es decir unen puntos que teóricamente están a la misma altura.Aunque el tiempo era grato para el senderismo, sin embrago no acompañó en absoluto para realizar una buena observación de las sierras y picos más lejanos. Pudimos ver fácilmente Nerja, El Navachica, Cerro Lucero, La Maroma, Cerro del Cisne, el embalse de Los Bermejales...y un largo etcétera. Estuvimos un buen rato en esta cima, alrededor de media hora. Después volvimos bajando por el borde de la cresta hasta su unión con la vía pecuaria, por la que hemos estado andando todo el día. A partie de aquí el grupo fue fragmentándose en pequeños grupos, así que tomé la opción de quedarme con los de cola. Decidimos parar a comer un poco en el Collado de los Machos. Pero poco antes de llegar, interrogué a Víctor sobre la presencia de unas plantas que se veían en la hondonada, casi al pie de la cresta de La Cadena y como él siempre lleba sus prismáticos, pues es un excelente ornitólogo, enfocó hacia dónde le indicaba y héte aquí que de pronto se lanza cuesta abajo, diciendo es Daphne laureola!!!. Bueno de esta planta sólo puedo deciros lo que este buen biólogo, me comentó sobre el tema. Parece ser que hay plantas de esta especie en la provincia de Cádiz y en Cazorla (Jaén). La única población identificada, bastante pequeña, conocida en Granada se encuentra en Sierra Tejeda. Ahora habría que añadir esta población de Sierra Almijara, en muy buen estado de conservación y con mucho, la mayor del Parque Natural. Proximamente nos visitará Carlos Herrara un insigne botánico que está estudiando el comportamiento ecológico de esta planta tan rara como bella. Así que también tuvimos el descubrimiento botánico del día.



Esperamos en el collado a que volviera Víctor y nos contara qué era lo que había visto, entre respiraciones entrecortadas (después de haber bajado y subido un barranco de 200 de desnivel). Es de esos momentos que uno siempre recordará, ver cómo un "botánico loco" se pega una paliza de muerte y vuelve con una cara de satisfacción y alegría idescriptible.



Descendimos tranquilamente al Puerto de Frigiliana, en donde empezó a caernos una fina lluvia, que por aquí llamamos "calabobos" y nos enfundamos en nuestros impermeables. Estas precipitaciones unas veces eran con un poco más de intensidad, pero no llegaron a pasar de un ligero chuvasco. Como a partir de aquí la bajada fue algo más relajada, comenzamos a conversar animadamente y de vez en cuando comentábamos qué les había parecido la excursión, qué les parecía esta parte del Parque, en fin que fue un retorno muy agradable.

Poco después de pasada la Caseta de Cuesta Parda, dejó de llover y al
poco tiempo comenzó a brillar el sol. Así que Víctor y este humilde contador de historias, nos dedicamos ha hcer algunas macros, ya que las ocasión "la pintan calva". Hicimos tomas sobre todo de flora y también tuvimos el privilegio de de ver una "cuerda viviente" de Procesionarias (Thaumetopoea pityocampa) en medio del camino. Es muy curioso el carácter gregario de estas "criaturas", parece ser que un coche o alguien había pisado a algunas de las orugas cercanas a la cabeza. Al perder el contacto con la oruga "líder", ocasionó que las demás, lenta pero inexorablemente, fueran agrupándose caóticamente en la zona de corte, debido al constante empuje del resto de la "manada". Posiblemente estas no lleguen nunca a su destino y no puedan enterrarse en el suelo para pasar a la fase de crisálida, estas no llegarán a mariposa...
Recorrido y Perfil:



Y aquí termina este relato de lo que fué la subida a la Cadena un Sábado 31 de Marzo del 2007. Dedicarle esta entrada a mis "venerables" padres Pepe Díaz y Pepita Romera por el valor mostrado al andar sus buenos 20 Kilómetros y haber ascendido hasta los 1.600 msnm. ¡Bien hecho!!! Ahora a descansar y pensar en la próxima.

Gracias a Antonio, Bénérice, Michel, Pepe Rubia y Víctor, por haber contribuido con la cesión de sus magníficas fotografías, a que este Blog mejore la calidad de sus contenidos gráficos.

Abrazos Almijareños
Pepe Díaz

1 Comments:

At 11 abril, 2007 21:30, Blogger Michel said...

Pépé, me doy cuenta qué tienes muchos talentos.
Te doy las gracias, qué no solo eres un buen guía qué conoce el terreno, pero ademas aportas conocimientos
era unas de las salidas qué me gustan a mí, no solo andar para hacer kilómetros pero tambien para aprender
El 31 he aprendido, cuando he léido ese blog otra vez
Por ejem: qué Santa Fé era el inicio de ese vía pecuaria,Santa Fé es para mí una de esas lugares míticas,qué me gustaría ir investigar, así ves qué siempre quedá algo para ir en busca

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home